Pronto será el día de muertos y en México es tradición hacer un altar, visitar el panteón y hacer calaveritas literarias para los vivos. En este vídeo, Diego nos cuenta cómo celebramos el 2 de noviembre

Es tradición también que te dejen de tarea escribir calaveritas literarias. Las calaveritas literarias suelen escribirse en versos de ocho sílabas y cuentan cómo la muerte se quiere llevar a alguna persona viva, en la calaverita literaria se destacan las virtudes o los vicios de la persona a la que se le escribe la calavera.

En este vídeo te explico los pasos para escribir calaveritas cortas en la primaria:

Y a continuación te dejo 6 calaveritas cortas para la primaria. Puedes usar estas calaveritas literarias como ejemplo para desarrollar las tuyas y para inspirarte. Todas las calaveritas son de mi autoría 🙂

Calaverita literaria para la maestra

 

 

La maestra de la escuela,

preparó bien su lección,

no sabía que la calaca,

la esperaba con fervor.

 

 

«Venga conmigo, maestra,

a enseñar en el panteón,

matemáticas y letras,

ciencias y computación»

 

 

«Ni lo pienses, calavera,

a mí no me llevas hoy,

me esperan niños y niñas

que estudiaron con tesón»

 

 

Triste va la pobre muerte,
sin maestra y con tarea,
tiene que hacer una plana:
no debo llevar maestras.

Calaverita para mamá

 

 

Temprano por la mañana,

mamá salió a trabajar,

la muerte iba tras ella,

se la quería llevar.

 

 

«Esa señora es muy buena,

la mejor al cocinar,

es paciente y amorosa,

a todos sabe escuchar».

 

 

La muerte se siente sola,

no tiene con quién hablar,

no hay quién la comprenda,

necesita una mamá.

 

 

«Yo te entiendo, calavera,
pero no me hagas llorar,
no te lleves a mi madre,
déjamela unos años más».

Calaverita para los alumnos

 

 

Los alumnos de la escuela

hoy no fueron a estudiar

las maestras se preguntan

¿a dónde fueron a dar?

 

 

Todos están con la muerte,

se los llevó sin dudar,

pero ya no los aguanta,

pues no dejan de gritar.

 

 

«¿Cómo le hacen las maestras

para ponerlos en paz?

azorada se pregunta

¿con qué los voy a callar?»

 

 

Los alumnos no la dejan
ni un segundo respirar,
quieren irse a la escuela,
para jugar y estudiar.

Calaverita para el maestro de matemáticas

 

 

Al toque de la campana

llega la muerte al salón

y se sienta muy ufana

a esperar al profesor.

 

 

El maestro no se asusta,

solo la observa admirado

«usted no es una alumna,

de lugar se ha equivocado».

 

 

«Vengo por usted, maestro,

hoy no se puede escapar,

los cálculos están hechos,

conmigo lo he de llevar.

 

 

Los alumnos ya aprendieron
a contar, sumar, restar,
al sepulcro me lo llevo,
ya le toca descansar».

Calaverita para el profe de física

 

 

 

 

Al patio de la primaria,

llegó la muerte puntual

por el profesor de física,

ya se lo va a llevar.

 

 

«No me quiero ir, calaca,

¿cómo me puedo quedar?»

«Juguemos unas carreras,

a ver si puedes ganar».

 

 

El profe mira su panza

y sus piernas debiluchas

«me quedé sin esperanza,

ya me llevó la huesuda».

 

 

A mitad de la carrera,
el profe ya no respira,
la muerte sonríe altiva,
ella sí se ejercita.

Calaverita para el director de la primaria

 

 

El director de la escuela

hoy no llegó a trabajar,

la calaca muy traviesa

se lo llevó al más allá.

 

 

«A ver señorita flaca,

yo no puedo estar acá,

tengo pendiente una junta

y la reunión sindical».

 

 

La muerte está arrepentida,
ya lo quiere regresar,
el director no la deja
descansar ni respirar.